Gastronomía y Vinos

Si la comida es uno de los motivos para viajar, está en el lugar indicado. Para los terceirenses, la vida es sinónimo de fiesta y fiesta sinónimo de comida y bebida.

El sabor del marisco es incomparable cigarras de mar, percebes, lapas y las numerosas especies de pescado fresco invitan a sentarse a la mesa. Lo difícil es querer irse.

El ganado se cría en los pastos, libre y feliz, y la carne es suculenta y sabrosa. Los platos de carne son variados y encontramos, en toda la isla, desde los más tradicionales como Alcatra (carne de rabadilla de vaca guisada en vino y especies), Chicharrones, Morcilla, Longaniza, Conejo, hasta los más sencillos, como los pinchitos de carne Angus o el Bistec que se “deshace” en la boca.

Asociados a las fiestas de Espírito Santo, tenemos las Sopas de Espírito Santo, el Cocido y la Masa Sobada. La vivencia del culto al Espíritu Santo es única.

Para endulzar la boca, el destaque es dado por los pastelitos Dona Amélia, donde la miel de caña y la canela se asocian con las pasas de Corinto y sidras. Cuenta la leyenda que el nombre del pastel está asociado con el paso de la reina D. Amélia por la isla. “Alfeñique”, otro dulce característico de la isla, asociado a las Fiestas del Espírito Santo, consiste en una pasta de azúcar, transformada, por las hábiles manos de las señoras, en obras de arte en forma de flores, palomas, gallinas, cisnes y conejos, un fantástico mundo de azúcar y fantasía. También hay otras opciones como Cornucopia o Arroz Dulce que complementan la lista de postres.

Los quesos no se pueden olvidar, desde la leche fresca de cabra, hasta la leche curada de vaca. El paso por algunas de las fábricas es obligatorio y los quesos se degustan en su lugar de producción.

Para acompañar todos los platos y dulces, de la región vinícola de Biscoitos, marcada por el viñedo dispuesto en “corraletas”, nace el Vino Verdelho. Cuando visite el Museo del Vino de Biscoitos, podrá comprender, un poco, la dinámica de la tradición y cultura de la viña y del vino de los Biscoitos. También es posible realizar visitas organizadas a las bodegas.

La producción biológica ha ganado peso en los últimos años y algunos abren las puertas para visitas que nos muestran todo el ciclo desde la producción hasta la mesa. Las pequeñas explotaciones agrícolas locales son más propensas a utilizar prácticas sostenibles y a cultivar una variedad más amplia de cultivos. Cultivan verduras que son únicas e inspiradoras para cocinar.

Hay muchas razones para la compra de productos locales, la mejor razón de todas es el sabor. La comida que no viaja desde tan lejos es más fresca.

¡La gastronomía y los vinos son la llave de oro para unas vacaciones llenas de naturaleza, historias y sabores!

Tours, programas y oportunidades ...

Sugerencias donde comer ...

Espacios que puedes encontrar