Angra: Hoy y Antiguamente

Este tour le permite visitar los principales puntos y estructuras de la ciudad de Angra do Heroísmo. Un recorrido por cinco siglos de historia, la oportunidad para conocer el patrimonio edificado que marca las diferentes épocas y estilos y que es el testimonio de las vivencias de una ciudad portuaria y cosmopolita que dio nuevos mundos al mundo. Su posición geoestratégica se refleja en su trazado recto y moderno de las calles: abierta al mar, Angra funcionó como punto de escala obligatoria en el momento de los descubrimientos, un oasis en medio del Océano Atlántico para los navegantes, un refugio contra los piratas y corsarios que codiciaban su riqueza y diversidad.

Arrastrada por el terremoto del 1 de enero de 1980, Angra supo levantarse estoicamente sin borrar el rostro característico de sus calles, sus monumentos y sus casas. Recorrer las calles en busca de los hitos históricos y arquitectónicos que le dieron a esta ciudad el estatus de Patrimonio de la Humanidad, en 1983, es una de esas cosas que no se puede perder.

Su centralidad, la riqueza del suelo, la seguridad de la bahía y su monumentalidad han hecho de Angra do Heroísmo una ciudad con reconocimiento histórico mundial. Vinculada a la expansión marítima, esta ciudad portuaria fue escala obligada para las flotas de Sudamérica, África e Indias. En Angra se comerciaba con especias, metales preciosos de las Américas, tejidos nobles, madera y marfil, temples e imaginería religiosa. Angra era el centro del mundo. En él, Felipe II construyó su mayor fortaleza, considerada el mayor reducto cerrado de Europa tras la crisis de sucesión de 1580-1583 en la que, heroicamente, Portugal era solo la isla de Terceira, el último terrón del extinto reino. En 1828, vuelve a demostrar su valentía siendo nominada capital de Portugal. Angra se convierte en el centro del liberalismo. De allí proceden los hombres que vendrían a redactar la primera Carta Constitucional. En 1837, su Ayuntamiento fue condecorado por la Reina D. María II con las más altas insignias del Estado portugués: la Gran Cruz de la Torre y Espada de la Orden Militar del Valor, Lealtad y Mérito, y añadiendo a los títulos de «Muy Noble y Leal”, que ya había recibido después de la Restauración, “Siempre Constante”” y “Heroísmo” por los servicios prestados durante la guerra civil.

La ciudad es encantadora no sólo por su componente histórico y cultural, sino también por todo el entorno arquitectónico, natural y humano. Por sus calles de acera portuguesa, donde es imposible resistirse a las pastelerías, que son atrayentes pon su repostería tradicional y colmados, que te transportan al pasado o simplemente también, por pasear por su bahía y sumergirte en las cristalinas aguas del Atlántico, disfrutando de la pequeña playa de arena.

Monte Brasil, un antiguo volcán que se origina en el mar, el más grande y mejor conservado de las Azores, ubicado en el extremo sur de la ciudad circundado por la fortaleza, es un lugar místico. Hay un sendero peatonal señalizado en medio de una exuberante flora. A lo largo del recorrido nos detenemos en los miradores hasta llegar al destino, Pico das Cruzinhas, desde donde tenemos una sublime vista de 180º de Angra do Heroísmo, desde Ribeirinha hasta S. Mateus.

El itinerario se puede realizar a pie, en coche o incluso en bicicleta y cada persona puede gestionar su tiempo de la forma que más le convenga. Es recomendable hacerlo en uno o más días. Lo importante es disfrutar del recorrido y aprovechar al máximo los paisajes que encontrarás a lo largo de cada camino recorrido.

Este itinerario turístico se inspiró en un libro, de gran importancia histórica, escrito por el Ing. Humberto Oliveira, cuyo nombre es «Angra na Visão de Linschoten» (Angra en la visión de Linschoten).

Informaciones útiles

Duración recomendada: 1 a 2 días

Nivel de dificultad: Fácil

Vestimenta: La mayor parte del recorrido es por las calles de la isla y todas se encuentran en buen estado, sin embargo, siempre es recomendable llevar calzado cómodo.

Horarios: El itinerario se puede realizar en cualquier época del año, sin embargo, es importante estar atento a los cambios horarios que puedan surgir y muchos de los monumentos están cerrados los fines de semana y festivos.

Reservas: Si planifica con antelación, a través de una agencia de viajes o reservando directamente con un guía, es posible crear en el recorrido algunas actividades complementarias como paseos en barco, que recrean la llegada de los navíos a la ciudad de Angra do Heroísmo o incluso un chapuzón en las playas de arena gris de Praia da Vitória.

Descargas: Folleto “Um Corsário na Ilha Terceira”