Terceira Liberal

Imagina que, un día, lo que era verdad deja de serlo, que la vida – toda – cambia de rumbo por completo.

Así sucedió en Angra – se llamaba así – durante la guerra civil que atravesó Portugal entre 1828 y 1834, poniendo el país a hierro y fuego y transformando esta pequeña y orgullosa ciudad atlántica, casi de la noche a la mañana, en la capital del Reino de Portugal, partidario de la causa Constitucional y de una joven reina, D María II y en una base militar.

Detrás de todo esto había dos hermanos príncipes, Pedro y Miguel, muy parecidos en sus formas de ser, pero diferentes en su estructura de pensamiento e ideales. Pedro había logrado la independencia de Brasil, que había transformado en un Imperio y al que le había otorgado una Constitución. Ahora había sido llamado a defender los mismos principios constitucionales y liberales, en el antiguo reino de Portugal, donde hervían las consecuencias de las invasiones francesas y la presencia, abusiva, de tropas inglesas. Miguel, a su vez, fue un ferviente partidario de un gobierno más tradicional, en la línea de los partidarios del antiguo régimen, que regresó con fuerza tras la caída de Napoleón. En Portugal la gente, sobre todo rural, pero donde se incluían muchos intelectuales de pensamiento monárquico absolutista, estaba completamente de su lado. Miguel tomó el poder en Lisboa en junio de 1828 y, de repente, muchos defensores de las ideas liberales y constitucionales comenzaron a llegar a Terceira y a asentarse, apoyados localmente por un núcleo liberal decidido e incluso sabiendo que la mayoría de la población era “miguelista”.
Comience su recorrido en Fortaleza São João Baptista, el lugar donde estalló el primer movimiento revolucionario liberal.
Serán cinco años de batallas y escaramuzas, profundos cambios legislativos, monedas hechas de campanas, conventos extintos, militares abolidos, cuarteles por todas partes, guerrillas aventureras, un asedio inglés sin explicación fácil, casas quemadas para servir de ejemplo a quien se opusiera, veladas literarias. Angra y la isla de Terceira fueron así arrastradas al centro de una lucha que involucró a Portugal, Brasil y los intereses de potencias extranjeras como Francia e Inglaterra. Al final, cambiaría su nombre a Angra do Heroísmo y Praia se convertiría en Praia da Vitória. La “ratonera”, como la llamaban los miguelistas e incrédulos, se había convertido en la “roca de la libertad”. La pirámide amarilla, en lo alto de la colina, es el monumento la “Memoria” de lo que fueron esos años verdaderamente locos y cómo se logró la libertad constitucional en Portugal.
No deje de visitar Memória, un monumento erigido en memoria de D. Pedro, primer emperador de Brasil, cuarto rey de Portugal y duque de Bragança.
Profesionales que pueden guiarte en esta hoja de ruta:

Filipe Rocha

Guia Turístico

Filipe Rocha

Guia Turístico

Compartir con amigos

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email